Mostrando 297 resultados

Descripción archivística
Cali Civil
Opciones avanzadas de búsqueda
Imprimir vista previa Hierarchy Ver :

Demanda Pedro Vivas Sedano…

Demanda Pedro Vivas Sedano, vecino de la ciudad de Cali, a Bernardo Pacheco de la de Popayán, como abuelo de Doña Francisca Calderón, hija de su hija Doña Antonia Vivas Sedano y de Sebastián Calderón por que habiéndole ganado á éste a los naipes, sacó de Párraga y vendió para pagarse, 56 cabezas de yeguas, un burro hechor, que costó 80 patacones y 51 cabezas de ganado vacuno lechero juntamente con dos muletos y sus caballos, pertenecientes a la tutela de la dicha menor. Pacheco niega el hecho y asegura que antes bien él había pagado por Calderón -a su solicitud- 500 patacones que le estaba debiendo al Gobernador de Popayán Don Manuel García de Salcedo, antecesor del Marques de San Miguel de la Vega, ante quien se seguía este juicio, dando por recibida esa cantidad de dicho exgobernador en cuenta de mayor suma que este le debía y que él, Pacheco, nada había tenido que ver en el negocio del ganado demandado. Vivas trae los autos que en 1706 había seguido por los bienes de la menor con su yerno (que califica de botarate), para mayor abundamiento y no se sabe el resultado por estar este expediente incompleto.

Pedro Vivas Sedano

Demanda de Orejuela contra Valdés por trescientos patacones que…

Demanda de Orejuela contra Valdés por trescientos patacones que éste había cobrado de Don Nicolás Pérez Serrano, siendo de aquel, abusando de un trato que entre los dos tenían y según el cual por 100 patacones anuales que Orejuela daba. Valdés se había comprometido a proporcionarle “de comer, ropa limpia, cuarto en que vivir y vela para alumbrarse”. “La escritura de compromiso” que se inserta dice que Don Juan Romero Orejuela, natural de los Reinos de España y residente en ésta (Cali) por hallarse cargado de años y falto de la vista corporal (sin persona que lo atienda) y teniendo entera satisfacción y confianza de Don Antonio José de Valdés, escribano público y de Cabildo de esta dicha ciudad... tiene hecho contrato con el dicho, de que durante los días de su vida haya de cuidarlo etc. Incoada el juicio ante el Alcalde Ordinario de Cali Don Ignacio de Vergara, siguió hasta sentencia con el sucesor de éste Don Juan Antonio de la Llera Gómez de cuyo fallo apeló Valdés, quien se sintió por él agraviado, para ante el Gobernador y Capitán General de Popayán, y tocóle al Teniente de Gobernador Don Juan Francisco de Equizábal conocer de la causa en grado de apelación en el cual fue confirmada la sentencia del Alcalde de Cali.

Juan de Orejuela Romero

Demanda que presenta en Cali ante el Gobernador Alonso…

Demanda que presenta en Cali ante el Gobernador Alonso Pérez, en nombre de Miguel de Ballesteros, contra Sebastián Quintero por 280 pesos de oro de 20 quilates que le debía de dos años de servicios prestados en su hacienda, según contrato que presenta. El Gobernador manda a las justicias de Popayán le hagan reconocer a Quintero el concierto presentado y procedan contra él. Se sigue la causa en Popayán ante el Alcalde Ordinario Don Juan de Verganzo y la falla Don Antonio del Pino Argote. Intervienen otros acreedores de Quintero y en Popayán representa a Ballesteros, Antonio de Toro.

Alonso Pérez

Expediente seguido por Martínez…

Expediente seguido por Martínez, residente en Cali, contra don Juan Camacho, vecino de dicha ciudad, quien rehusaba pagar el derecho de alcabala de la venta que hizo de una mina y negros en la Provincia del Raposo a Dionisio Quintero.

Bartolomé Martínez, arrendatario de Alcabalas del Raposo

Demanda que presenta Eusebio de Gois contra Antonio Vicario…

Demanda que presenta Eusebio de Gois contra Antonio Vicario por veinte pesos que le debía de seis mantas, doce pares de alpargates y dos docenas de anuelos qué el mismo le había llevado a Buenaventura a pedido suyo, según carta que manifiesta y se acompaña, firmada en Buenaventura.

Eusebio de Gois, Alcalde Ordinario de Cali

Demanda que por unos solares dejados por su padre…

Demanda que por unos solares dejados por su padre, presenta en Cali Doña María Jiménez, ante el Alcalde Ordinario Don Juan Hurtado de Salvatierra, de esta ciudad, y de cuya sentencia apela para ante el Gobernador de Popayán, que lo era Don Miguel García; apelación que se sigue por “Doña Jerónima recogida en este convento de la Encarnación de Popayán, hija legítima del Capitán Pedro Jiménez Rengifo Denao y de Doña Lorenza Baca de Ortega” y sobrina de Doña Fabiana Denao, contra quien reclamaban las dos hermanas y demás herederos del Capitán, dichos solares, de los cuales éste le había dado en dote uno, según su testamento, y a quien favoreció la sentencia del Alcalde de Cali, que fue confirmada por el Gobernador García, por lo cual apeló nuevamente Doña Jerónima para ante la Audiencia de Quito, obteniendo que se le otorgara también esta apelación. El Capitán Pedro Jiménez era hijo de Jerónimo Jiménez y de Inés del Castillo, vecinos como él, de Santiago de Cali y Doña Fabiana Henao, casada con el Capitán Alonso Cobos y hermana del mismo Don Pedro.

María Jiménez Baca de Ortega

Habiendo…

Habiendo demandado verbalmente ante el Alcalde Ordinario de Cali Micaela del Valle y Llanos a José Tomás García el cumplimiento de la palabra de casamiento que le había dado, bajo el cual había quitádole su virginidad y vivido algún tiempo en ilícito trato con ella, del cual nacieron dos hijos, se negó a cumplirla, pero le otorgó a la susodicha un instrumento simple por el cual se obligaba a dotarla en cantidad de cien pesos pagaderos en el plazo de un año. Años después y por haber reclamado la ofendida, ante el Alcalde el cumplimiento de aquella obligación, presentó Francisco Antonio García un escrito en el cual propuso la nulidad del instrumento: el Alcalde ordeno a continuación su pago bajo apercibimiento de ejecución. García acudió al Gobernador, que se encontraba en Buga quién pidió y se le enviaron los autos originales, pero aunque las partes presentaron algunos escritos y adelantaron el artículo, éste quedó inconcluso.

Francisco Antonio García y su hijo José Tomás García

Causa…

Causa judicial que sigue Antonio de Aguilar y Juan de Bermeo Ibarra contra Francisco Cortés de Ávila ante el Alcalde Ordinario de la ciudad de San Juan de los Pastos, Don Gaspar de Benavides y Palacio, por deudas, y en Popayán, ante el Teniente de gobernación Don Melchor López de Zelada

Antonio de Aguilar

Carta de ruego librada por Don Manuel de Caicedo…

Carta de ruego librada por Don Manuel de Caicedo y Tenorio, Alcalde Ordinario de Cali, a petición de José Pacheco apoderado del Presbítero Antonio Fernández, vecino de Popayán, a los Alcaldes Ordinarios de Buga, para que cobren a los herederos de Don Juan de Varona, difunto, residentes en la jurisdicción de la dicha ciudad de Buga, cerca de 2000 patacones de unas capellanías que el dicho difunto Don Juan de Varona había fundado en favor del Presbítero Fernández sobre cuyo cobro se había sostenido pleito entre el dicho Presbítero y los expresados herederos ante el obispo de Popayán Don Diego del Corro, electo arzobispo de Lima, y habiendo el prelado fallado en favor del Presbítero Fernández, pide al Gobernador que la Real Justicia le haga dar el debido cumplimiento. El Gobernador Don Antonio de Alcalá Galiano, libra despacho auxiliatorio al Alcalde Ordinario de Cali para que haga el dicho cobro, pero como se dificultase en dicha ciudad de Cali, su Alcalde Ordinario libra la mencionada carta de ruego a los Alcaldes Ordinarios de Buga.

Manuel de Caicedo y Tenorio, Alcalde Ordinario de Cali

Juicio ejecutivo empezado ante el Alcalde Ordinario de Cali…

Juicio ejecutivo empezado ante el Alcalde Ordinario de Cali por Don José de Soto y Zorrilla, vecino de Buga, como apoderado de su cuñado Don Simón Pardo, contra Don Mateo Valles de Mérida, vecino de Cali y residente en Buga, donde después se avecindó, para que le pagara la suma de 225 pesos 1 real., resto de un vale simple que había otorgado a favor de Don Gaspar de Soto y Zorrilla, padre del demandante y que se adjudicó a su cuñado por cuenta de la legítima paterna de su mujer. El Alcalde de Cali libró despacho al Teniente de Buga para que obligase a Valles de Mérida a pagar la deuda, lo que no se pudo lograr. El acreedor acudió al Gobernador de Popayán, quién mandó que el deudor cancelase dentro de tercero día su deuda, pero por las excepciones que éste opuso mandó remitir los autos en asesoría a la ciudad de Quito, lo cual no se efectuó. El Doctor Don Bernardo Bueno del Pino, presbítero, a quién se había cedido el expresado vale, pidió a su vez al Gobernador que se compeliese a Valles de Mérida a la paga de la cantidad que debía.

Bernardo Bueno del Pino, Presbítero

Juicio ejecutivo seguido ante el Alcalde Ordinario de Cali…

Juicio ejecutivo seguido ante el Alcalde Ordinario de Cali por Don Ignacio de Santacruz, mercader, contra Don José Joaquín de la Concha, vecino de aquella ciudad para que le pagara 600 pesos que por escritura pública le debía. Se le embargaron al deudor tres piezas de esclavos, los cuales eran todo su haber. También hizo oposición a los bienes del demandado su mujer Doña Margarita Albo Palacios por 680 pesos, 5 reales de su dote. De la Concha fue encerrado en la cárcel, pero la Justicia en .vista de un grave enfermedad que padecía, y que había contraído en sus Correrías por el Chocó y Raposo, lo mandó poner, bajo fianza, en libertad. El demandante sintiéndose agraviado por esto apelo al Gobernador de la Provincia, quién mandó que se le remitieran los autos originales.

Ignacio de Santacruz, mercader

En la causa que Doña Teresa Fernández y Llanos…

En la causa que Doña Teresa Fernández y Llanos, en su nombre y en el de sus primas Doña Francisca y Doña Antonia Fernández y de los hijos de su difunta hermana Doña María Fernández, siguió contra Doña Antonia de Castro y su marido Don Manuel Camacho para que le satisficieran a ella y a sus partes un comunicato de 2000 patacones que dejó a su favor el difunto Dr. Don Jerónimo de Zevallos (véase 9815), mandó el Gobernador de Popayán que pagasen los demandados lo que constare que aún estuvieren debiendo, éstos se niegan a pagar nada por decir que había sido completamente satisfecho el referido comunicato, por lo que la nominada Doña Teresa Fernández y Llanos sigue causa ante el Teniente de Gobernador de Cali y su acompañado para obtener el pago de lo que se le restaba del comunicato. Seguida la causa el referido Teniente en vista de las innumerables sutilezas del derecho que introducía el referido Camacho y de su resistencia a exhibir el dinero que debía le embargó una casa de su propiedad. Apeló entonces éste al Gobernador en Popayán a quién se remitieron los autos originales. El Gobernador, con parecer de asesor letrado, mandó que se librase despacho a las Justicias Ordinarias de Cali para que dentro de seis días de la notificación exhibiese Camacho el resto del comunicato, que constaba que efectivamente debía, con apercibimiento de ejecución y se le condena en las costas de estos autos.

Teresa Fernández y Llanos

Causa promovida ante el Teniente de Gobernador de Cali…

Causa promovida ante el Teniente de Gobernador de Cali por Don Miguel de Rojas, marido de Doña María Isabel Marmolejo, única heredera de Don Diego Marmolejo, para que en virtud de los instrumentos que presenta se le pusiera en posesión de los derechos de tierras que su suegro poseyó en el sitio de Ríofrio, lo que contradijeron Don Antonio Estela, albacea de Doña Gregoria Marmolejo, Doña Isabel de Rojas, Doña Nicolasa Jaramillo y Don José Núñez Jaramillo, yerno de la citada-Doña Isabel. Seguida la causa, el Alcalde Ordinario de Cali, a cuyo juzgado habían pasado los autos, falló, con dictamen de asesor letrado a favor de Don Miguel de Rojas, amparándole en los derechos de tierras que tuvo en vida su difunto suegro, y condenó en las costas procesales a la parte de Don José Núñez Jaramillo, quién apelo para ante el Gobernador de Popayán, con instrumentos originales y copias auténticas agregadas a los autos consta que el Gobernador Don Pedro Lasso de la Guerra hizo merced de las tierras de Ríofrio a Andrés Hernández, por titulo expedido en Cali el 21 de noviembre de 1618, bajo los linderos siguientes: Desde la quebrada que se llama el Almorzadero hasta una estancia que tiene poblada Juana de Vergara, y de travesía desde el río de Cauca, que está allí cerca, hasta el cerro (sic). Hernández vendió estas tierras el 5 de enero de 1619 por 50 pesos de oro de 20 quilates al Capitán Pedro Álvarez de Villafaña, quién a su turno, las vendió a su sobrina Maria de Villafaña por 25 pesos de oro de 20 quilates el 11 de agosto de 1622. Pedro de Viedma, vecino de Toro, y marido de la susodicha María de Villafaña vendió las expresadas tierras al Licenciado Jorge López de Vigachuaga, cura del pueblo de Roldanillo, el 24-de mayo de 1623, por veinte cabezas de vacas. Aparecen luego dueños de estas mismas tierras el Maestre de Campo Don Juan López García y su mujer Inés González Malo, a la muerte de los cuales se dividieron en cuatro partes iguales entre sus hijos Jorge, Ana, Juan y Tomás López González. La parte de Jorge se adjudicó al Alférez. Vicente de Llanos y Guzmán en pago de 378 pesos 5 tomines de oro fino que le debía. Este vendió su derecho al beneficiado Juan Ambrosio y a Francisco de Miranda, a quienes lo compraron Don Diego Melchor Marmolejo y su mujer Doña María Vivas. Cuando éstos murieron se repartió la tierra entre sus seis hijos legitimas, uno de los cuales era Don Diego Marmolejo, suegro de Don Miguel de Rojas.

Miguel de Rojas

Causa promovida ante el Vicario Superintendente y Juez eclesiástico…

Causa promovida ante el Vicario Superintendente y Juez eclesiástico de la ciudad de Cali por Don Andrés Francisco de Vallecilla, albacea testamentario del Maestro Don Jacinto de Esquibel, Presbítero, contra el Dr. Don José de Rivera, cura propio de la dicha ciudad de Cali, para que entregara 630 patacones 2 reales que había percibido como apoderado del difunto Maestro Esquibel. El Dr. Rivera negó este cargo y la causa se recibió entonces a prueba, la cual sólo se dio por la parte del Maestro Esquibel. Los autos fueron remitidos para la sentencia al Provisor y Vicario General del Obispado de Popayán y luego pasaron al despacho del Alcalde Ordinario de la misma ciudad, quién, asesorado del Dr. Félix Restrepo, mandó reponerlos al estado de prueba, porno haber citado para ella el Vicario de Cali al Dr. Rivera, que ya era difunto. El apoderado de su heredera Doña Josefa de Cayzedo, Don Manuel de Cuevas prosiguió la causa, la cual quedó al fin sin sentenciarse.

Andrés Francisco de Vallecilla

Apelación interpuesta en el juzgado del Gobernador de Popayán…

Apelación interpuesta en el juzgado del Gobernador de Popayán por Nicolás de Rojas, vecino de Cali, de la sentencia dictada por la Justicia ordinaria de aquella ciudad en la causa que seguía con su hermana Toribia Peláez sobre la división y partición de un solar y por el valor de un cintillo de oro y piedras preciosas que había dejado su madre Ana del Castillo, difunta, y que el expresado Nicolás había beneficiado. El Teniente de Gobernador, visto lo alegado por las partes dispuso que se dividiera en cinco partes iguales el dicho solar, y se entregara una, o su valor, a cada uno de los herederos y que, avaluado el cintillo, debían rebajarse 27 pesos 4 reales a favor de Nicolás de Rojas y el resto repartirse en partes iguales entre los cinco herederos. Avaluada la citada alhaja con intervención del Alcalde de Cali, Rojas contradijo este avalúo y se presentó ante el Visitador General de gobierno Don José Tenorio quién apreció la joya en 80 pesos el cual no era el precio ínfimo ni supremo y sí el medio y procedió El la división, partición y adjudicación del solar a los herederos, que eran, a más de los litigantes, Juan de Rojas, tullido, quién cedió su parte a su hermana Toribia, quién le cuidaba; Rosa de Acevedo y Luís Berrío, herederos de Ana del Castillo y otra u otro, también difunto y cuyo nombre no es posible leer, Esta parte se adjudicó también a la mencionada Toribia en pago de unos pesos que murió debiéndole.

Nicolás de Rojas

Autos seguidos ante el Gobernador de Popayán y su…

Autos seguidos ante el Gobernador de Popayán y su Teniente General entre Doña Petrona Cobo de Figueroa, viuda, y Don José de Escobar y Lazo, vecinos de la ciudad de Cali, sobre la propiedad de un pedazo de tierras comprendida entre los zanjones de Mirriñao y el Palmar, en el sitio de Llanogrande. El yerno y apoderado general de la dicha Doña Petrona, Don Francisco Vivas Serrano, decía que su parte tenía derecho a todo el citado pedazo, de acuerdo con la escritura de venta otorgada en 1729 por Doña Mariana Lazo y Vivas a Don Felipe Cobo de Figueroa, padre legítimo de Doña Petrona, y demás títulos que ésta poseía sobre el particular. En cambio Don José de Escobar, pretendía que se dividiera dicho pedazo de tierra entre las dos partes litigantes en Virtud de un convenio firmado entre é y el citado Don Francisco Vivas, que éste pidió en nombre de su suegra, que se declarase nulo por haberse celebrado con engaño y sin tener el poder suficiente para ello. Seguida la causa, en el curso de la cual la cual la parte de Escobar promovió multitud de artículos y diligencias que aumentaron notablemente el volumen de estos autos, el Teniente General, asesorado de letrado, declaró nula la citada escritura de convenio; mandó poner en posesión de las tierras en disputa a Doña Petrona Cobo, de las cuales había sido lanzada en cumplimiento de un despacho del Gobernador ganado por Escobar al comienzo de la causa, y hacer una nueva vista de ojos para esclarecer, sin nuevos términos, la verdad de este asunto. El Teniente General de Popayán pasó personalmente al sitio de Llanogrande y practicó la vista de ojos prevenida en la mencionada sentencia, la cual, en general, resultó favorable a la parte de Doña Petrona Cobo.

Petrona Cobo de Figueroa, viuda

Autos seguidos por Marcela de Llanos…

Autos seguidos por Marcela de Llanos, viuda de Nicolás de Salazar contra Francisco Antonio García ante el Alcalde Ordinario de Cali sobre la propiedad de los terrenos de Ríoclaro, que la demandante alegaba pertenecían a sus menores hijos, como bienes heredados del Maestro Don Manuel Baca García, que había comprado por 350 pesos este derecho de tierra a Salazar, afirmaba haberlo hecho legalmente. La parte de la viuda, por el contrario, negaba la validez del contrato por cuanto, entre otras razones, según ella, los menores quedaban descubiertos en sus porciones hereditarias. Recibida la causa a prueba y seguida por todos los términos de derecho el Alcalde falló a favor de García, a quién condenó, sin embargo, a satisfacer en tierras o en dinero ciento y más pesos en que resultaban descubiertas las legítimas de los menores. García apeló para ante el Gobernador de Popayán, el cual le amparó en la posesión de las tierras en disputa sin deducción alguna en su contra.

Marcela de Llanos, viuda

El Gobernador y Comandante General de Popayán por auto…

El Gobernador y Comandante General de Popayán por auto librado en Buga dispuso que Don José Joaquín de Cayzedo, patrono y administrador de la obra pía que fundó en 1682 Juan Jacinto Palomino, vecino que fue de la ciudad de Toro, a favor de las Almas del Purgatorio, sobre las haciendas de La Paila y Cajamarca y mina de San Agustín en las “montañas” del Chocó, presentara las cuentas, libros y papeles de su cargo en el término de nueve días, pero le excusó su hermano Don Cristóbal de Cayzedo, quien adujo la grave enfermedad que había padecido, la cual le había quebrantado notablemente la salud, y la imposibilidad en que se encontraba de presentar ciertos documentos que legitimaban algunas partidas por hallarse insertos en un expediente pendiente en la Real Audiencia de Quito. Apremiado por el Gobernador Don José Joaquín Presentó una copia auténtica de los testamentos de Don Juan (que murió en el Chocó en 1686 siendo jefe de la expedición pacificadora enviada contra los indios chocoes y citaraes sublevados). Don Cristóbal y Don Nicolás Cayzedo y otros documentos relativos a la fundación y patronos de dicha obra pía y apeló para ante la Audiencia de Quito alegando el dicho Gobernador le había despojado de su “mayorazgo” sin oírle ni venerarle en juicio, y este tribunal ordenó que se le enviaran los autos originales del asunto. El Gobernador solicitó y obtuvo del Obispo que se le expidiese copia de las cláusulas del testamento de Palomino que tratan de esta fundación, el inventario de sus bienes; el poder para testar otorgado por su albacea y primer patrono, el citado Don Juan de Cayzedo, etc. etc. y demás papeles que sobre esta obra pía hubiese en el Archivo eclesiástico para remitirlos con los autos, a la Real Audiencia de Quito.

Diego Antonio Nieto, Gobernador y Comandante General de Popayán

Autos seguidos ante la Justicia Ordinaria de Cali entre…

Autos seguidos ante la Justicia Ordinaria de Cali entre Doña Javiera de Cayzedo y Hurtado, viuda de Don Antonio de Cuero; Don Manuel de Herrera, albacea del Dr. Don Manuel de Cuero, pbro., difunto; y el Dr. Don Manuel José de Herrera, pbro., hijo del expresado Don Manuel, por intereses. Doña Javiera debía al Dr. Don Manuel José de Herrera 1000 pesos de réditos vencidos de un principal que reconocía a su favor y pretendía compensar esta deuda con los intereses de 2000 pesos, a los cuales alegaba tener derecho, de un legado que le hizo a su hija Doña Gertrudis el difunto Dr. Don Manuel de Cuero, su cuñado, y que había retenido en su poder el citado Don Manuel de Herrera, por espacio de más de ocho años. Seguida la causa se declaró no haber lugar a la compensación intentada, y en cuanto a los réditos demandados por Doña Javiera se mandó adelantar la substanciación del expediente respecto a este punto, conforme a derecho. La parte de la expresada Doña Javiera, apeló para ante el Juzgado del Gobernador y Comandante General de Popayán, en el cual se confirmó la sentencia dictada por el Alcalde Ordinario de Cali.

Javiera de Cayzedo y Hurtado, viuda

Autos seguidos ante el Gobernador Político de Cali…

Autos seguidos ante el Gobernador Político de Cali, Manuel José Escobar, por Plácida Velasco, esclava que fue de Carlos Velasco, para que se le reconociera la libertad que éste en sus últimos días le concediera, como constaba en el documento que presentó y a cuyo reconocimiento se oponía Francisca Paula Secundina Ramos, viuda de Velasco por ser dicha esclava, parte de la mortuoria de su marido, que no alcanzaba para cubrir las deudas que dejara. José María Cuero y Caicedo, Protector de esclavos, pidió se hiciese el inventario y avalúo de los bienes pertenecientes a la mortuoria de Velasco; hecho esto y comprobado que era suficiente para pagar a los acreedores, se dictó sentencia a favor de la esclava Plácida, dándole la libertad. Francisca apeló ante la Corte Superior, concediéndole la apelación.

Plácida Velasco, esclava

Certificación de no haber causas civil ni criminal…

Certificación de no haber causas civil ni criminal, correspondiente al año de 1829. Ha sido remitida al Prefecto de parte del Jefe Político del cantón de Cali. Otra carta está firmada por el Prefecto y su destinatario es el Presidente de la Corte. Hay, además, otra comunicación dirigida al Secretario de la Corte, está firmada por el Jefe Político, Caicedo y Cuero.

Nicolás Caicedo y Cuero, José Antonio Arroyo

El juez político del cantón de Cali…

El juez político del cantón de Cali, certifica y jura que en el segundo semestre de 1830 no pendió causa civil alguna en el Juzgado que está a su cargo. El oficio está dirigido a la Corte Superior de Apelaciones.

Nicolás Caicedo y Cuero, Juez político del cantón de Cali

Causa seguida contra los bienes del ciudadano Francisco…

Causa seguida contra los bienes del ciudadano Francisco Cabal, conjuntamente con la demanda ordinaria puesta por Cabal, hermano de aquel, ante el Gobernador español Domínguez, contra el ciudadano Francisco Antonio Córdova. Primero se introdujo la demanda y sin advertirlo ni el juez ni Cabal, se promovió y siguió el juicio ejecutivo por 1.344 pesos que aparecían a cargo de Francisco Cabal en la Renta de Diezmos. Esta suma había sido enviada con mayor cantidad por la madre de Cabal, Margarita varona, viuda de Manuel Antonio Cabal, a Popayán, donde la había recibido Córdova, y éste, sin atender al mandato de quien la enviaba, entregó parte de su destino y lo dicho lo pasó a la Casa de Moneda, de donde la tomó Warletta, dejando en descubierto la Renta Decimal. Cabal hace ver en su demanda que su "benemérito hermano", puso el valor de su deuda en el correo en Cali a tiempo que se daba la batalla de la cuchilla del Tambo contra Sámano, funesta para las armas republicanas, que por esto el Administrador de Correos Juan Antonio de Dorronsoro se la devolvió y él lejos da utilizarla para salvarse, como habría podido hacerlo, se la entregó a su madre, y que fue preso y aherrojado y por fin muerto, y entonces Margarita, hizo la remesa a la consignación de Córdoba en Popayán. No obstante esto, la sentencia manda que se cobre dicha suma de los bienes de Francisco Cabal y deja a salvo el derecho de Vicente Lucio, para proseguir su demanda. Apoderado de éste, cuando tuvo que ausentarse a Cúcuta como Diputado al Congreso General, fue Manuel María Pérez de Valencia, quien, con el poder, presentó la recusación que su poderdante hacía al Asesor Juan Nepomuceno Aguilar, como juez de la causa. Este memorial se encabeza así: "Vicente Lucio Cabal, abogado de la República de Colombia, senador nombrado por el Congreso...".

Vicente Lucio Cabal

"Fernando Escobar contra José Concha" por el valor…

"Fernando Escobar contra José Concha" por el valor de un esclavo suyo llamado Rafael, que dicho coronel incorporó al ejército libertador antes de 1821 y que no volvió al servicio de su amo. El fiscal José María Satizábal, en 1833 hace presente la ley que dio término fijo para tales reclamos y dentro del cual no había reclamado Escobar, y el juez letrado de hacienda José Antonio Arroyo, falla de acuerdo y condena en costas al demandante... Demorado el fallo en 1826 por falta de una prueba que en 1829 se adujo, se volvió a presentar en 1833 al gobernador, quien lo remitió al juez letrado de hacienda en cuyo juzgado estaba pendiente, y éste falló como se ha dicho.

Fernando Escobar

Resultados 1 a 25 de 297