Mostrando 3 resultados

Descripción archivística
Pedro Miguel de Quiñones y Cienfuegos Barbacoas Minas
Opciones avanzadas de búsqueda
Imprimir vista previa Hierarchy Ver :

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás…

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás Quiñones, en los autos con el Presbítero Mariano Ángel Quiñones y Cabezas, apoderado de su padre el capitán Pedro Miguel de Quiñones y Cienfuegos, sobre "daños y perjuicios" en el litis por "la legítima propiedad de unas tierras", pidiendo el citado Estupiñán en este cuadernillo al alcalde Municipal 2º de Barbacoas, Rincón, que estando la causa recibida a prueba se le franquease testimonio de lo actuado sobre la recusa del escribano Manuel María Guevara, lo que así se hizo, acompañando esta petición una Copia de los autos seguidos en la recusación del escribano Manuel María Guevara.

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás Quiñones

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás…

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás de Quiñones y Cienfuegos, en los autos con el Presbítero Mariano Ángel de Quiñones y Cabezas, apoderado de su padre el capitán Pedro Miguel de Quiñones y Cienfuegos en el litis sobre "daños y perjuicios" de la legítima propiedad de tierras minerales, presentó dicho Estupiñán como pruebas a favor de su parte una copia de la Real Provisión dada en la Real Audiencia de Quito en nombre de Don Carlos IV de España, en el litis que aquí se llevó a cabo entre Don Juan de Quiñones y Cienfuegos, padre del Alférez y del Capitán Quiñones y el negro libre Tiburcio Ortiz, por la posesión de los terrenos de la mina de "Corosal"; en la mencionada Provisión, se declaraban dichos terrenos con todo el oro producido, como de propiedad de los herederos de Don Juan de Quiñones, y a los sujetos extraños a la extracción, como lo eran los herederos de Ortiz; les prohibía que formasen de nuevo pleito para no pagar. Acompaña una copia del acto de posesión dada a Nicolás, de las tierras del "Corosal", en la forma siguiente: "En cuya virtud quedó posesionado desde el brazo 2º del "Gualpipi", ver mapa Sig. 5632 por un costado hasta el otro que va a terminar en tierras de Don Miguel Quiñones, en el estanque de Concepción, por el centro, con el desembarque que hace la quebrada, con sola la de "Pimbisito" y por el frente, "la Soledad".

Agustín Estupiñán, albacea testamentario del Alférez Real Nicolás de Quiñones y Cienfuegos

Autos promovidos ante la Corte…

Autos promovidos ante la Corte. Superior de Justicia del Cauca por Juan Francisco Hurtado, apoderado de Agustín Estupiñán, vecino de Barbacoas y albacea de Don Nicolás de Quiñones, en la apelación a la sentencia dictada en 1a. instancia a favor de Don Pedro Miguel de Quiñones y Cienfuegos, sobre ciertos derechos y propiedades en la mina de la "Soledad" que dejara el difunto Don Nicolás, y que concedida la apelación, la parte contraria en vez de quedarse tranquila pidió al Juez de Barbacoas, el embargo de las tierras de la mina, y éste dio su consentimiento, embargando algunos sitios como el de "Naquaré". Hurtado presentó un mapa (fol. 39) y un cuestionario para que le contestasen los testigos que presentaría a declarar y Quiñones presentó otro mapa (fol. 59) para que con él se practicase "vista de ojos" a las tierras de la mina, mas la parte contraria hizo constar que si el mapa era exacto, como lo aseguraban los testigos y estaba en todo de acuerdo con los terrenos del litis, no había necesidad de efectuar la vista de ojos. No obstante, la Corte ordenó al Alcalde Municipal 2º de Barbacoas efectuarla con asistencia de los peritos que nombrasen las partes. Muerto Agustín Estupiñán, sus albaceas: María Luisa Sevillano, su mujer y José María Paz hicieron valer sus derechos para continuar el pleito, presentando el testamento, en el cual dejaba como herederos a su mujer, su hija legítima, Felipa de Jesús Estupiñán y su hijo político. Aparece el mapa (fol. 135) que "se acompaña por el alcalde de Barbacoas cuando se dirigieron los autos cerrados a la secretaría de dicho cantón para la vista de ojos practicada y devuelto a Popayán con la copia de las diligencia y reconocimiento de los testigos y que corren de folios 141 a 163, en los cuales se detalla la declaración de cada uno de éstos. En la Corte, vistos los autos y estudiado el expediente se revocó la sentencia apelada, declarando definitivamente que los minerales y estanques correspondientes a Pedro Miguel de Quiñones y Cienfuegos se entienden sólo hasta el de Concepción y Cuchilla que baja de la principal hasta la junta que forman los 2 brazos del Guapilpi, correspondiendo a la testamentaría de Nicolás Quiñones y sus herederos, el resto de los minerales y estanques situados desde el de Dolores, al otro lado de la misma cuchilla, que va designada como lindero de las tierras minerales, de dicho Pedro Manuel de Quiñones "declarando además, sin lugar los perjuicios reclamados por la destrucción de las acequias y canales de Santa Rosa".

Juan Francisco Hurtado, apoderado de Agustín Estupiñán