Sucesiones

Taxonomía

Código

Nota(s) sobre el alcance

Nota(s) sobre el origen

Mostrar nota(s)

Términos jerárquicos

Sucesiones

Términos equivalentes

Sucesiones

Términos asociados

Sucesiones

29 Descripción archivística results for Sucesiones

29 resultados directamente relacionados Excluir términos relacionados

Habiendo fallecido Doña Josefa de Maya…

Habiendo fallecido Doña Josefa de Maya, después de haber hecho testamento nuncupativo en favor de su hermano Juan de Maya, al cual deja por su heredero y albacea, éste sigue la causa mortuoria ante las justicias de la ciudad de Caloto. Doña María de Maya, hermana así mismo de la difunta, acude al Gobernador de Popayán haciendo oposición a los bienes de la dicha difunta, alegando que falleció “ab in testato” y pide al mismo tiempo sea declarado por no parte legítima en la herencia Juan de Maya. Este interpone apelación ante la Audiencia de Quito, la que se le concede sólo con efecto devolutivo, y se manda por el Gobernador recibir la causa a prueba. Se reciben las declaraciones de diversos testigos pero falta en los autos la sentencia definitiva.

María de Maya

Juicio de sucesión del Capitán Don Lucas de la…

Juicio de sucesión del Capitán Don Lucas de la Peña, vecino de Caloto, e hijo legítimo del Capitán Don Pablo de la Peña y Aguilar y de Doña Leonor Caicedo Calatrava, difuntos, vecinos que fueron de la ciudad de Cali, quién dejó siete hijos legítimos llamados Cristóbal, Miguel, José, Andrés, Juan, Leonor y Catalina. Hechos los inventarios de los bienes del difunto se oponen a ellos Manuel Vivas Zedano, vecino de Cali y apoderado del Capitán Tomás de Figueredo, su suegro, por la suma de más de 1000 patacones que el expresado difunto debía a su parte, Isabel Murillo por 98 patacones y el Sargento. Jines Camacho de la Chica, marido de Doña Elena de la Peña, hermana del difunto Don Lucas, por la legítima de su mujer que había entrado en poder de éste. Seguida la causa el Alcalde Ordinario de Caloto manda se paguen estas deudas, lo que así se hace, a pesar de la posición de la viuda, María Redondo, color pardo, que interpone ante el Gobernador de Popayán artículo de nulidad sobre todo lo obrado por las Justicias de Caloto. La causa está inconclusa.

Sargento Jines Camacho de la Chica

Causa mortuoria de Doña Francisca de Silva…

Causa mortuoria de Doña Francisca de Silva, hija legítima de Don Gabriel de Silva y Saavedra, difunto, y de Doña Mariana Laso, vecinos y naturales de Cali. Dicha Doña Francisca fue casada primero con Don Nicolás Sancha Barahona, de quién tuvo a Don Manuel, Don Francisco Javier, Don José María, Doña Agustina y Doña Javiera Barahona, y en segundas nupcias con Don Francisco del Río, de cuyo matrimonio nació Juana, difunta. Empezó esta causa el Alcalde Ordinario de Caloto Don José de Abenia, pero luego hizo dejación de ella por sus enfermedades. Entonces el Gobernador de Popayán Don Juan Francisco de Eguizábal la avocó en su juzgado. Los herederos al final se transaron con su padrastro y formaron las hijuelas de partición y división amigablemente en Caloto: a cada uno de ellos le tocaron 2.961 patacones 3 reales.

Francisco del Río

Juicio de sucesión de Don Isidro de Silva…

Juicio de sucesión de Don Isidro de Silva, vecino de Caloto, quién murió asesinado. Lo sigue Don Juan Feijoo, Alcalde Ordinario de la expresada ciudad. Formados los inventarios y avalúos de los bienes del difunto, hicieron oposición a ellos varios acreedores, de los cuales se pagó a algunos, y luego se depositaron dichos bienes en Antonio de la Peña. A petición de la viuda Doña Antonia Falcón (que se hallaba presa) el Gobernador de Popayán mandó remover este depósito, el cual se hizo entonces en Don Bartolomé Falcón. La expresada Doña Antonia Falcón demandó ante el Gobernador a Don Juan Feijoo y pidió que satisficiera la disminución que habían sufrido los bienes de su difunto marido durante el tiempo que estuvieron en poder de Antonio de la Peña. Feijoo resultó alcanzado sólo en 149 patacones 1 real que consignó, por lo cual se le declaró libre de esta demanda.

Juan Feijoo, Alcalde Ordinario de Caloto

Causa mortuoria de Andrés Fernández…

Causa mortuoria de Andrés Fernández, vecino de Popayán y residente en la jurisdicción de Caloto, seguida ante el Alcalde Ordinario de dicha ciudad. El mencionado Andrés Fernández fue casado con Francisca Nieto Polo, de quién tuvo por hijos legítimos a Pedro, Margarita y Casilda Fernández. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes del difunto, se entregaron a la viuda, con la obligación de dar fianza a satisfacción de la Real Justicia. Después se formaron las hijuelas de partición y división: a cada uno de los hijos le tocaron 319 pesos 3 reales.

Francisca Nieto Polo

Causa mortuoria de Don José de Bonilla…

Causa mortuoria de Don José de Bonilla, vecino de Caloto, seguida ante el Alcalde Ordinario de dicha ciudad. Hechos los inventarios y avalúos de los cortos bienes que dejó el difunto hicieron oposición a ellos numerosos acreedores, entre ellos la viuda Doña Graciana Fernández de Borja, que reclamó su dote; el Dr. Don José Beltrán de Caicedo, Presbítero, por medio de su apoderado, por 26 pesos; Don José Tenorio, Alférez Real de Popayán, también por apoderado, por 346 pesos 6 ½ reales y muchos otros; en total eran diecisiete. Seguida la causa el Alcalde dispuso que sacado del cuerpo de bienes los gastos de funeral y entierro, la dote de la viuda y las costas de la causa, se repartiera el resto a prorrata entre todos los acreedores. Uno de éstos, Don Pedro Rancruel, sintiéndose perjudicado, interpuso recurso ante el Gobernador de las Provincias de Popayán, quién mandó que se le remitieran los autos originales.

Graciana Fernández de Borja

Causa mortuoria del Alférez Hipólito Marín…

Causa mortuoria del Alférez Hipólito Marín, vecino de Caloto, quien fue casado tres veces: la primera con María de Rojas, vecina de Popayán; la segunda con Doña Josefa de Moriones y la tercera con Doña Manuela Quintero. De los tres matrimonios hubo descendencia. Aprehendida la causa por las Justicias de Caloto se hicieron los inventarios y avalúos de los considerables bienes que dejó el difunto, y luego, por apelación de su albacea y tenedor de bienes, Andrés Marín, uno de los hijos del primer matrimonio (que usó y abusó de un poder general que se padre le otorgara antes de morir) se radicó la causa ante el Gobernador de las Provincias de Popayán, o en sus ausencias, ante el Teniente General. Arregladas las diferencias entre el albacea y los herederos por jueces árbitros nombrados por las partes, Andrés Marín presento las cuentas del albaceazgo, que el Gobernador aprobó, por lo cual Hipólito Casiano Marín, uno de los herederos, apeló para ante la Real Audiencia de Quito, la cual mandó se le remitiesen los autos originales.

Hipólito Casiano Marín

Sucesión de Manuel Morales…

Sucesión de Manuel Morales, marido de María Teresa Polo, vecinos de la jurisdicción de Caloto, de quién dejó dos hijos legítimos: el Maestro Joaquín Antonio e Ignacio Santiago Morales, menor. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes de la testamentaría por el Teniente de Gobernador de Caloto, Don Antonio Beltrán González, se formaron las hijuelas de partición y división: a la viuda por su dote y gananciales le tocaron 3979 patacones y a cada uno de sus hijos 1355 patacones 5 reales. El difunto no dejó deuda alguna.

Joaquín Antonio e Ignacio Santiago Morales

Mortuoria del Maestro Don Francisco de Mosquera…

Mortuoria del Maestro Don Francisco de Mosquera, vecino de Popayán, hijo legítimo de Don José Eusebio de Mosquera, el cual murió abintestato en el sitio del Jagual. Don Joaquín de Echeverri, vecino de Caloto, pidió al Alcalde Ordinario de dicha ciudad se le adjudicaran los bienes que dejara el difunto Maestro Don Francisco en el Jagual, avaluados en 399 pesos 6 reales, en pago del alcance de las cuentas que habían tenido. Don José Eusebio pidió y obtuvo del Gobernador de la Provincia, que se remitieran las diligencias obradas en Caloto a Popayán, donde se hizo el ajuste de cuentas. El difunto Maestro Don Francisco resultó alcanzado en 98 pesos 3 reales a favor de Echeverri.

Joaquín de Echeverri

Causa mortuoria de Doña María Baca y Silva…

Causa mortuoria de Doña María Baca y Silva, viuda de Don Custodio Jerez, español, de quien no tuvo hijo alguno y vecina de la ciudad de Cali. La dicha Doña María, que era hija legítima de Don Manuel Baca y de Doña Teresa de Silva y Escobar, murió en Popayán el 30 de Julio de 1771 en casa de su cuñado el Alguacil Mayor Don José Nicolás de Mosquera Figueroa, a quien nombró albacea, y fue sepultada en la iglesia de Santo Domingo. Aprehendió la causa el Alcalde Ordinario de Popayán, pero como se suscitara competencia entre éste y el de Cali, que pretendía corresponderle al conocimiento de la causa, el Gobernador, visto el allanamiento de los interesados y acreedores a la testamentaria, la remitió para su prosecución al Alcalde Ordinario de Popayán. Inventariados y avaluados los bienes que dejó la difunta en las jurisdicciones de Cali, Popayán y Caloto, se vendieron algunos en las almonedas verificadas en las dos primeras ciudades y se formó concurso de acreedores contra todo el cúmulo de dichos bienes. Seguida la causa y ventilados los numerosos artículos que se presentaron durante su curso, se dictó la sentencia de preferidos (fols. 272 y sgtes.) y de acuerdo con ella el escribano hizo la correspondiente liquidación de caudal (fols. 286 y sgtes.), que alcanzó a cubrir todas las dependencias. Doña Maria Baca nombró heredera en el remate de todos sus bienes a su hermana Doña Antonia, esposa del referido Don José Nicolás de Mosquera.

José Nicolás de Mosquera Figueroa

Causa mortuoria de Don Manuel del Pino y Jurado…

Causa mortuoria de Don Manuel del Pino y Jurado, natural de los reinos del Perú y vecino de Popayán, viudo de Doña Manuela de Mesa, de quién tuvo por sus hijos legítimos al Maestro Don Francisco Javier, Presbítero; Don Manuel Ceferino, casado con Doña Catalina de Fallas; Don Vicente y Doña Maria Teresa, religiosa profesa del Monasterio de la Encarnación. La expresada Doña Manuela de Mesa había sido casada, primero con Don Ignacio Rapela, natural de los Reinos de España, de cuyo matrimonio nacieron dos hijas llamadas Doña Josefa y Doña Ignacia Rapela. El Gobernador de Popayán declaró haber muerto intestado el referido Don Manuel del Pino y se pasó a formar el inventario y avalúo de la hacienda de Cascabel, en la jurisdicción de Caloto. Dicha hacienda con sus tierras, esclavos, ganados y plantíos fue apreciada en 18343 patacones. Hicieron oposición a estos bienes el Dr. Don José de Rivera, Presbítero, por un principal de 1200 patacones y los réditos vencidos; Mariano de Figueroa por otro principal de 1800 pesos y sus réditos; el Dr. Don Matías de Belalcázar Fajardo por uno de 1080 pesos y sus réditos y el Monasterio de la Encarnación por 1631 patacones 2 reales de principales de capellanías y de la dote de la religiosa. El Maestro Don Francisco Javier, apoderado de todos los demás herederos, contradijo, como ilegales, las posturas que se hicieron a la hacienda de Cascabel, sus esclavos o ganados, todo lo cual se había depositado en su hermano Don Manuel Ceferino, que lo administraba. Por estos motivos se dilató enormemente esta causa, que está inconclusa.

Francisco Javier del Pino, Presbítero

Autos seguidos ante el Gobernador y Comandante General de…

Autos seguidos ante el Gobernador y Comandante General de Popayán por Lorenzo Marín, vecino de Caloto, uno de los herederos del Alférez Hipólito Marín para que se le entregara por vía de depósito, y para mantenerse con sus jornales dos piezas de esclavos de la testamentaría del expresado Alférez Marín, cuyo albacea, heredero y tenedor de bienes, Andrés Marín había entorpecido la causa mortuoria por espacio de 30 años poco más o menos y disfrutado, por consiguiente, de todo el cúmulo de bienes que ascendía en un principio a más de 18000 pesos. El Teniente de Gobernador de Popayán, que también intervino en esta causa, mandó remover del poder de Andrés Marín, como se hizo efectivamente, los bienes de la testamentaría de su padre y depositarlos en personas imparciales, y, además, presentar las cuentas correspondientes. Finalmente Lorenzo Marín pidió que se hiciera la división de lo que aún quedaba del caudal de su padre entre los herederos. Los autos están incompletos.

Lorenzo Marín

Sucesión de Francisco Bolaños…

Sucesión de Francisco Bolaños, residente en el sitio de la Balsa, jurisdicción de Caloto, donde falleció. Hechos por el Alcalde Ordinario de Caloto los inventarios y avalúos de los escasos bienes que dejó el difunto, se remitieron por orden del Gobernador a Popayán, donde vivía en la miseria, la viuda Polonia de Sandoval y sus hijos legítimos Margarita, María, Isabel, Josefa y José Bolaños. El Padre General de Menores pidió al Gobernador, de acuerdo con la viuda, que se permitiera vender la casa que existía en esta ciudad (gravada con un principal de 450 pesos) y unas pocas bestias mulares y caballares que habían quedado. Se mandó producir información de utilidad a la parte solicitante.

Padre General de Menores

Certificación que solicita Lucas Sánchez Santamaría en nombre de…

Certificación que solicita Lucas Sánchez Santamaría en nombre de Paula de Moriones sobre los bienes que quedaran por fin y muerte de la india, Gregoria Guanza, la cual debe rendir el Sr. Alcalde de ese tiempo, capitán Josef de Morales, quien responde que si conoció el asunto y los inventarios y almonedas que se hicieron una vez que nadie se presentó a reclamar esos bienes; que supo que Paula Moriones era hija y heredera de Gregoria; que el valor de la almoneda se consignó en Josef Sánchez Valderrama en calidad de depósito y que de allí se sacaron pequeñas partes para cubrir deudas, quedando después 61 patacones.

Lucas Sánchez de Santamaría

Mariano del Campo Larrahondo y María Teresa Hurtado…

Mariano del Campo Larrahondo y María Teresa Hurtado, albaceas testamentarios de Ignacio del Campo y Valencia, pidieron al alcalde Ordinario de Caloto, que aprobase los avalúos e inventarios que presentaron. El alcalde los aprobó. La Hurtado pidió al alcalde de Popayán, permiso para hacer avaluar los bienes de la testamentaría, situados en esta ciudad. Se hicieron éstos y el alcalde los aprobó, y abrió concurso de acreedores. Estos, declararon que se hiciese y terminase el juicio por arbitramiento y nombraron a Joaquín Rodríguez, de su parte. La Hurtado nombró a José María Mosquera. Los jueces árbitros declararon que se pagaran las deudas, según el orden siguiente: 1º: 245 pesos de gastos funerales; 2º: 2116 pesos a la Renta de Diezmos; 3º: 400 pesos al Hospital por hipoteca; 4º: 1000 pesos de principal de una capellanía que reclama José María Guevara; 5º: 2000 pesos a favor del Señor de las Caídas, de San Agustín; 6º: 8193 pesos de la dote de la viuda; 7º: 2383 pesos de una obligación a favor de José Rafael Arboleda. Se remató una casa situada en la esquina del Carmen, de propiedad de la testamentaría. El rematador fue Manuel de Pombo.

Mariano del Campo L y María Teresa Hurtado

Sánchez María Candelaria…

Sánchez María Candelaria, viuda y albacea de Manuel Medina pide licencia al juez para practicar inventarios y avalúos de los bienes que dejó su difunto marido. Contiene los inventarios.

Sánchez María Candelaria

El ciudadano Manuel Marín…

El ciudadano Manuel Marín, vecino de Caloto renuncia al nombramiento de Administrador de los bienes del concurso de Don Martin Tenorio, y se manda que los acreedores designen otro, y al efecto proponen al ciudadano José María Estela.

Manuel Marín

Félix Montoya…

Félix Montoya, en su nombre y en el de su hermano José hijos naturales de Agustina Montoya, havidos antes del matrimonio de esta con Manuel de Medina, eleva juicio por los bienes que dejára la difunta, contra Medina y sus hijas Tomasa y Josefa. Piden el remata de los quintos. Los bienes litigados, corresponden a la dote de ellos que Doña Agustina aportara al matrimonio, pues Medina carecía de ellos La parte contraria sostiene que los hijos naturales no tienen derecho pues que con la manuntención es cuando llegado el tiempo hábil para el trabajo, no lo han buscado. Se excusa a José por que es enfermo, que las 5 reses que diera Doña Agustina a Félix son un pago excesivo, por el trabajo del cuidado del ganado, si se tiene en cuenta, que los bienes son modestos que por lo tanto debe retituirlos. Dictada la sentencia por el Dr. Juan Nepomuceno Aguilar, es contraria a Félix Montoya pero se deja a salvo su derecho a Félix para repetir según le convenga por la remuneración por sus servicios.

Félix Montoya

Sánchez María Candelaria…

Sánchez María Candelaria, viuda y albacea de Manuel Medina pide licencia al juez para practicar inventarios y avalúos de los bienes que dejó su difunto marido. Contiene los inventarios.

Sánchez María Candelaria

Resultados 1 a 25 de 29