Sucesiones

Taxonomía

Código

Nota(s) sobre el alcance

Nota(s) sobre el origen

Mostrar nota(s)

Términos jerárquicos

Sucesiones

Términos equivalentes

Sucesiones

Términos asociados

Sucesiones

2191 Descripción archivística results for Sucesiones

2191 resultados directamente relacionados Excluir términos relacionados

Juicio de sucesión de Bernarda Palta…

Juicio de sucesión de Bernarda Palta, hija de Josefa Palta y mujer legítima de Tomás de la Cruz. Hecho el inventario y avalúo de los bienes de la difunta que alcanzaron a 210 patacones y 2 reales acordaron la dicha su madre y su marido repartírselos entre si extrajudicialmente. Aprobado por el Alcalde Ordinario Don García Hurtado de Olarte el convenio celebrado entre suegra y yerno, declara concluida la causa.

Josefa Palta Tomás de la Cruz

Sucesión de Pedro de Sarria…

Sucesión de Pedro de Sarria, marido de Manuela Fernández, de quién tuvo por sus hijos legítimos a Manuela, Agustina, Inés, Maria, Lucas, Juan Manuel (difunto) y Blas de Sarria. A Lucas y a Blas los nombró sus albaceas. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes del difunto y después de pagadas las cortas deudas que tenia, se forman las hijuelas de división y partición entre los herederos. A la viuda le tocaron 863 patacones 1 ½ reales y a cada uno de los seis hijos 82 patacones y 9 maravedíes. El Alcalde Ordinario manda imponer a censo las partes que les tocaron a Manuela Fernández y a Inés de Sarria por estar ambas imposibilitadas para manejar sus bienes y recomienda a los expresados Lucas y Blas de Sarria cuiden los bienes de su madre y de su hermana para evitar que se menoscaben y pierdan.

Blas de Sarria

Juicio de sucesión de Agustina de Valenzuela…

Juicio de sucesión de Agustina de Valenzuela, mujer soltera, quién dejó dos hijos naturales llamados José y Margarita, menores de edad. En la memoria testamental que otorgó nombra por albacea a su hermano Gregorio de Valenzuela y le pide que se encargue y cuide de sus hijos. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes de la difunta, el Alcalde Ordinario manda adjudicarlos al dicho Gregorio de Valenzuela, para evitar gastos y menoscabos, encargándose éste de satisfacer las deudas con que estaban gravados y después de prestar la correspondiente fianza. Muerto José, uno de los hijos de la expresada difunta, los hermanos de ésta José, Juan y Gregorio de Valenzuela piden que se divida entre los herederos el solar y la casa de paja que quedó por fin y muerte de sus padres Gregorio de Valenzuela y Manuela Quintero.

Gregorio de Valenzuela

Juicio de sucesión de Sebastián de Narváez…

Juicio de sucesión de Sebastián de Narváez, casado con Agustina de Valencia, de quién había tenido un hijo llamado también Sebastián. Como el expresado Narváez hubiese muerto abintestato el Alcalde Ordinario nombra defensor de sus bienes a Esteban Roldán del Poso, su tío, y pasa a formar los inventarios y avalúos correspondientes. Se oponen a los bienes del difunto algunos acreedores, entre ellos su viuda por los 618 pesos de su dote. Seguida la causa por todos sus términos y habiendo convenido en ellos los acreedores se les mandan pagar sus créditos en los bienes del difunto, adjudicándoseles en las cantidades en que habían sido avaluados.

Agustina de Valencia

Juicio de sucesión de Don Juan de Ortega…

Juicio de sucesión de Don Juan de Ortega, maestro platero, natural y vecino de Santa Fe y casado en Cartago con Ana María de la Serna, de quién había tenido una hija legítima llamada María. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes del difunto se pasa a venderlos en pública almoneda y su producto se deposita en el albacea, Damián de Paz. Pagadas las deudas el Alcalde Ordinario manda se de cuenta de lo obrado a las Justicias de Cartago para que se citara a María de Ortega, la hija del difunto que compareciera por sí o por su apoderado en Popayán a recibir el remanente de los bienes que dejó su padre.

Ana de León y Figueroa

Juicio de sucesión de Don Matías Jiménez de Cuevas…

Juicio de sucesión de Don Matías Jiménez de Cuevas, quién falleció en la ciudad de Cartagena. Doña María de Bonilla Delgado, su mujer, pidió al Alcalde Ordinario de Popayán que declarase nulo el testamento hecho en la dicha ciudad de Cartagena por Don Agustín de Bonilla, su hermano, en virtud de un poder para testar que le había otorgado el difunto Jiménez de Cuevas, por cuanto éste había hecho otro posterior a favor suyo y del Doctor Don Marcos de Bonilla Delgado, su hermano también, cura rector de la Catedral de Popayán, por el cual revocaba todos los que hubiera otorgado anteriormente. Por esto el Alcalde declaró nulo el testamento otorgado por Don Agustín y todo lo obrado en su consecuencia por él en Cartagena. Se hicieron los inventarios y avalúos de los bienes y luego las hijuelas de división y partición.

Maria de Bonilla Delgado, viuda de Matías Jiménez de Cuevas

Testamento de Antonia Guerrero…

Testamento de Antonia Guerrero, mujer soltera, vecina de Popayán, y cuentas de la testamentaria. El Obispo en vista de que se habían cumplido todas las mandas y legados, a excepción de una que manda pagar al albacea, que lo era el Capitán Juan de Valderrama, hermano de la difunta, lo dio por visitado y aprobado. Antonia Guerrero tuvo una hija natural llamada Francisca Partianoyo, a quién su padre llevó a Santa Fe cuando tenía tres años de edad y allá se había casado.

Juicio de sucesión de Francisco de Peñalosa…

Juicio de sucesión de Francisco de Peñalosa, pardo libre, vecino de Popayán, quien dejó cuatro hijos legítimos: Pedro, Agustín, Josefa y María de Peñalosa. Hechos los inventarios Y avalúos de los bienes que dejó, los albaceas Pascual Baca y Agustín de Peñalosa pagan las deudas del difunto, y se mandar hacer por el Alcalde Ordinario de Popayán, juez de la causa, las hijuelas de partición y división. A cada uno de los herederos le tocaron 300 patacones 1 real y 3/4 que se les pagaron adjudicándoles bienes equivalentes, excepto a Pedro de Peñalosa, reo y sentenciado a muerte que se le embarga su parte para satisfacer la multa que le impusieron y las costas en estos autos y en los criminales que se le Siguieron.

Pedro

Causa mortuoria de Don Francisco Bueno de Argomedo…

Causa mortuoria de Don Francisco Bueno de Argomedo, mercader, vecino de Popayán, seguida ante el Alcalde Ordinario de dicha ciudad. Hechos los inventarios y avaluados de los bienes del difunto con asistencia de sus albaceas Don Francisco de Rivas, Sontavilla y Don Agustín de Bonilla Delgado, se formó concurso de acreedores contra ellos: la viuda Doña Margarita Hurtado del Águila reclamó 3400 patacones a que ascendía su dote; el Convento de la Encarnación demandó 2300 patacones de un principal que el difunto reconocía a su favor; el Doctor Don José Hurtado de Olarte, presbítero el principal y réditos de la capellanía que mandó fundar Don José Hurtado de Olarte y de la cual era capellán; Don Pedro Valencia, apoderado de Don Domingo de Miranda, vecino de Cartagena, 6845 patacones 5 ¾ reales que murió debiendo el difunto a su parte y algunos otros acreedores que pidieron se les pagara sus dependencias, que eran menores que las ya citadas. Seguida la causa y dictada la sentencia por la cual se gradúa el orden de pago de créditos (folios 100 vuelto y siguientes), Don Pedro José Ruiz, yerno y apoderado de Doña Margarita Hurtado, aprobó las cuentas presentadas por el albacea Rivas Sontavilla y se opuso a que se le reconociesen los derechos de albaceazgo que reclamaba. Seguido el artículo que se suscitó sobre este punto y sobre algunos cargos que Ruiz formó contra Rivas Sontavilla, se sentenció a favor del primero, por lo cual el segundo interpuso apelación para ante la Real Audiencia de Quito. Don Francisco Bueno tuvo seis hijos legítimos de Doña Margarita Hurtado, llamados Don Antonio, Doña María, Don Pedro, Don Nicolás, Doña Ana María, y Don Tomás Bueno de Argomedo.

Domingo de Miranda

Causa mortuoria de Agustina de Sarria…

Causa mortuoria de Agustina de Sarria, Vecina de Popayán, casada en primer matrimonio con Pedro García, difunto, de quién tuvo por hijos legítimos a Salvador (al cual nombró su albacea), Lorenzo, Gregorio, Agustín, Andrea, Teresa, Magdalena, Roque, Celidonia, Pedro Leonardo y Bárbara García, y en segundo matrimonio con Pedro Ventura de Velasco, de quién tuvo a Pascuala de Velasco. Hechos los inventarios y avalúos de los cortos bienes de la difunta y pagadas sus deudas se formaron las hijuelas de división y partición: a cada uno de sus hijos le tocaron 45 pesos, que Salvador, el albacea, pagó a los mayores de edad y a los casados y retuvo los de los menores, prestando la correspondiente fianza.

Ignacio Rodríguez Molano

Causa mortuoria de Don Francisco Antonio Correa…

Causa mortuoria de Don Francisco Antonio Correa, acaudalado comerciante vecino de Popayán, quién falleció en esta ciudad abintestato el día 30 de julio de 1732 entre las cinco y las seis de la tarde. Abierta la causa por el Alcalde Ordinario Don Bernardo de Arboleda Salazar se pasaron a hacer los inventarios y avalúos de los bienes del difunto, los muebles y raíces se depositaron en la viuda, Doña María Fernández de Elvira y el dinero, tanto en plata como en doblones se encerró en una arca de tres llaves, una de las cuales tenía el Alcalde, otra el escribano y la tercera Don Cristóbal Manuel de la Peña y Sotomayor, apoderado general de la viuda, que era la tutora de sus hijos menores, Doña Cecilia, Doña Margarita, Doña Francisca, Doña Josefa, Doña Nicolasa, Doña Agustina y Don Francisco Correa. El referido Don Cristóbal Manuel de la Peña percibió las cantidades que se debían a la testamentaria y pagó, sin mayor contradicción las que ésta debía. Luego se formaron las hijuelas de división y partición: el cuerpo de bienes ascendió a 163.016 pesos 1 1/4 reales y rebajados 58.322 pesos 2 ½ reales de deudas comunes tocaron a la viuda 16.409 pesos 2 reales 5 maravedíes y a cada uno de sus hijos 11.035 pesos 4 reales. 31 maravedíes. Doña María Fernández de Elvira dio poder a su yerno Don Toribio Lazo Mogrobejo, marido de Doña Francisca Correa, para que tomara cuentas al expresado Don Cristóbal Manuel de la Peña de todo el dinero, efectos y deudas que entraron en su poder pertenecientes a la testamentaria del difunto Don Francisco Antonio Correa.

Cristóbal Manuel de la Peña y Sotomayor, apoderado de María Fernández de Elvira

Testimonio autorizado del testamento de Don Antonio de los…

Testimonio autorizado del testamento de Don Antonio de los Reyes, dado a petición de un nieto de su mismo nombre en la Villa de Ibarra el 22 de agosto de 1798. El expresado Don Antonio, que testó el 12 de noviembre de 1733, fue natural de Cali, vecino de la Villa de San Miguel de Ibarra y asistente en el Valle de Ambuqui, donde murió. Era hijo legítimo de otro Don Antonio de los Reyes y de Doña Francisca Núñez de Rojas, y casado con Doña María Núñez de Rojas, de quién había tenido a Doña María Nicolasa, Don Bernardo, Don Juan, Doña Francisca, Don Pedro y Don Vicente de los Reyes.

Causas mortuorias…

Causas mortuorias, primero de Francisco Velasco y Fuentes, de Cali; hijo natural de Pedro de Velasco, vecino de Popayán, y de Mariana de Fuentes, de Cali, y luego de su mujer María Micaela Grande, india cacica del Chocó, vecinos del Raposo, quienes tuvieron por su hijo y heredero a Gabriel de Velasco, Hizo oposición a los bienes de la dicha Micaela Grande el Padre. Comendador del Convento de la Merced de Cali, fray Martín Espinosa de los Monteros, por una negra esclava que la difunta y su marido habían donado para el culto de la Virgen de los Remedios. Seguida este artículo la Justicia Ordinaria de Cali, falló en favor del Padre. Comendador, por lo cual el albacea que lo era el Maestro Miguel Ruiz de la Cueva, apeló al Gobernador de Popayán. La causa está inconclusa.

Gabriel de Velasco el Padre Comendador fray Martín Espinosa de los Monteros

Cuaderno de los autos de división y partición de…

Cuaderno de los autos de división y partición de los bienes que quedaron por fin y muerte de Doña Alfonsa de Sarria y Velasco, mujer que fue de primer matrimonio de Don Nicolás de Mosquera Figueroa, y de segundo de Don Agustín de Gurmendi. Vendidos en pública almoneda los bienes muebles se pasó luego a efectuar el remate de la casa y solar que tuvo la difunta en esta ciudad, de su hacienda de Timbío y de la casa de la Ladera, cuyo producto se depositó en Don Juan Francisco de Eguizábal. Ventilados todos los artículos propuestos por los herederos, especialmente los del primer matrimonio que lo eran Don Javier, Don José, Doña María Rita, mujer del expresado Don Juan Francisco de Eguizábal y Doña Ana de Mosquera Figueroa, mujer de Don Cristóbal Baca de Ortega, el juez comisionado especialmente por la Audiencia de Quito para conocer de esta causa, Don Juan Correa, mandó que se hicieran las hijuelas de división y partición Siguiendo las indicaciones que se dieron en la sentencia (folios 91 y siguientes). En 1764 Don Francisco Lucas de la Peña, reclamó a Doña María Rita de Mosquera 826 pesos 5 reales que, según él, Doña Alfonsa de Sarria debía a su padre Don Cristóbal Manuel de la peña y Sotomayor. Don Javier casó en segundas nupcias con Doña Gertrudis de Bonilla de cuyo matrimonio nació Doña Dionisia mujer que fue de Don Pedro Crespo de Bustamante. Don Nicolás, padre de estos Mosquera, era hijo de don Cristóbal de Mosquera y Campo (el tercero)

Javier de Mosquera Figueroa

Juicio de sucesión de Don Buenaventura de Escobar…

Juicio de sucesión de Don Buenaventura de Escobar, vecino de Popayán, quién falleció abintestato en el pueblo de Roldadillo el 21 de abril de 1734. La viuda, Doña Teresa de Bonilla, por si y en nombre de su hijo legítimo Pedro Antonio de Escobar, menor, pidió al Alcalde Ordinario de dicha ciudad de Popayán que aprehendiera el conocimiento de la causa mortuoria. Seguida ésta, en la sentencia declaró el dicho Alcalde que se debían pagar primero las costas procesales luego la dote de la viuda; en tercer lugar a Don Salvador de Ayala la cantidad que demandaba, después a la Real Hacienda los 200 patacones que debía la testamentaria y luego los otros acreedores, que eran cinco, en el orden que se expresa en dicha sentencia (folios 94 vuelto y siguiente).

Javier de Mosquera

Causa mortuoria del Capitán Sebastián de Marulanda…

Causa mortuoria del Capitán Sebastián de Marulanda, vecino de Popayán, quién falleció abintestato en el sitio de Quilcacé. Abierta por el Alcalde Ordinario se inventariaron los bienes que dejó en esta ciudad, en Quilcacé, en el Valle de patía y en Mojarras, jurisdicción de Almaguer. Hicieron oposición a estos bienes unos pocos acreedores, entre ellos la Real Hacienda por 2.500 patacones Valor de la fianza que había otorgado el referido Marulanda a favor de Don Bernardo de Erazo, vecino de Pasto, cuando éste fue nombrado Teniente General y Corregidor de Naturales de la Provincia de los Pastos. Nombrado defensor de los bienes del difunto, porque sus legítimos herederos, que lo eran Juan y Cristóbal de Marulanda, hijos del primer matrimonio celebrado con Bernarda de Mora, y Margarita Hurtado, su viuda y tercera mujer y el hijo de ésta Tomás de Marulanda, menor (que después fue raptado de poder de su madre por Juan y llevado a Patía donde enfermó), hicieron oposición a ellos, se siguió la causa. Juan de Marulanda, que vendió la hacienda de Quilcacé al Doctor Don José Beltrán de Caicedo, pretendía ser mejorado en su parte de la herencia, hasta el punto de que ésta se le adjudicara toda a él. Los autos están inconclusos.

Juan de Marulanda

Juicio de sucesión de Doña Juana Pérez de Ubillús…

Juicio de sucesión de Doña Juana Pérez de Ubillús y Velasco, vecina de Popayán, quién falleció en dicha ciudad el 24 de junio de 1735. Iniciada la causa por un auto del Alcalde Ordinario Don Cristóbal Manuel de la Peña y Sotomayor se hicieron los inventarios y avalúos de los bienes de la difunta. Después de pagadas las deudas y las mandas piadosas se formaron las hijuelas de división y partición, a cada heredera le tocaron .4825 patacones 5 reales. En su testamento la referida Doña Juana dice que era hija legítima del Tesorero Jubilado Don Bernardino Pérez de Ubillús y de Doña Manuela de Velasco Zúñiga y Aragón, difuntos, y que había sido casada con el Capitán Don Sebastián Correa y Cerrallonga (asimismo difunto), natural de los reinos de España, de la ciudad de Cardona en el principado de Cataluña, del cual había tenido varios hijos legítimos, que por su orden eran: Don Juan Correa; el Doctor Don Miguel Correa, ya difunto Doña Tomasa Correa, viuda del Capitán Don Juan Camacho y Espinosa. Don Baltasar Correa, también difunto, quién fue casado en Buga con Doña Teresa Marmolejo y Lasso; Doña Manuela Correa, casada con Don Felipe de Uzuriaga, Contador Juez Oficial Real de las Cajas de Popayán y el Doctor Don José Correa.

José Correa

Juicio de sucesión de Juan Dionisio de Velasco…

Juicio de sucesión de Juan Dionisio de Velasco, vecino de Popayán, hijo del Maestre de Campo Don José de Velasco y Noguera y de Isabel Manrique Camberos, difuntos. Juan Dionisio de Velasco no fue casado, pero dejó un hijo natural en Panamá llamado José Adrián, que tuvo de Isabel Ruiz, a los cuales mandó se les enviaran 800 patacones de sus bienes. Nombró por sus albaceas y tenedores de bienes a Agustín y Sebastián de Velasco, sus hermanos, y al Maestro Don Diego Tenorio, presbítero a los Cuales mandó que se entregara el remanente para que ejecuten con ello lo que les tengo comunicado. Abierta la causa por el Alcalde Ordinario de dicha ciudad de Popayán se practicaron las diligencias de inventario s y avalúos de los bienes del difunto a los cuales hicieron oposición unos pocos acreedores, entre ellos Don Antonio García. De Lemus, en nombre y como apoderado de Don Domingo de Miranda, vecino de Cartagena, por 2167 pesos 1 3/4 reales. Fueron pagadas las deudas y cobradas las cantidades que a la testamentaria se debían.

Antonio García de Lemos, apoderado de Domingo de Miranda

Causa mortuoria de Salvador de Gaona…

Causa mortuoria de Salvador de Gaona, marido de María Lorenza Valverde, de quién no tuvo hijos. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes del difunto hizo oposición a la mitad de ellos su viuda por concepto de gananciales, lo cual contradijo Don Antonio García de Lemos, Mayordomo mayor de la Cofradía de las Benditas Ánimas del Purgatorio, a la cual había nombrado Gaona por heredera en el remanente de sus bienes. Seguida la causa, el Alcalde Ordinario, con dictamen de asesor letrado, falló en favor de María Lorenza Valverde. También hicieron oposición a los bienes de la testamentaría el Licenciado Don José de Morales, presbítero, por 300 patacones de principal de una capellanía y los réditos vencidos y fray Matías Prado, Prior del Convento de Predicadores por 100 patacones que dejó el difunto Gaona a Nuestra. Señora del Rosario para la nueva erección y fábrica de su templo.

Antonio García de Lemos

Causa mortuoria de Don Miguel de Peñalver y Moya…

Causa mortuoria de Don Miguel de Peñalver y Moya, mercader, residente en Popayán y natural de los reinos de España de la ciudad de Alcalá la Real en el reino de Granada: era hijo legítimo de Don Andrés de Peñalver y de Doña Catalina de Moya y se había casado en Buga con Doña María de Lenis y Gamboa de quién tuvo un hijo llamado Nicolás, que murió en la infancia. Nombró por sus albaceas y herederos en el remanente de sus bienes a Don José Montenegro y a los Doctores. Don Pedro y Don Diego de Arboleda, quienes renunciaron a su herencia en favor del referido Don José Montenegro. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes, hicieron oposición a ellos varios acreedores, entre los cuales se contaron la Compañía de Jesús que reclamó 50.000 patacones que la referida Doña María de Lenis había donado, de lo que pudiera tocarle por su dote y gananciales, para la fundación de un Colegio en Buga; Don Matías de Santacruz mercader por 799 patacones 2 reales. Don Juan de Zaldumbide por 669 patacones y otros. El difunto mandó que se hicieran algunas limosnas, entre ellas una de 1000 patacones que se repartieron entre los enfermos del Hospital de San Lázaro de Cartagena. Se formaron las hijuelas de partición y división: A Don José Montenegro le tocaron 87.762 patacones 2 3/4 reales y a Doña María de Lenis 88.344 patacones 6 3/4 reales de los cuales se rebajaron los referidos 50.000 que había donado a la Compañía de Jesús.

María de Lenis y Gamboa

Causa mortuoria de Baltasar Pérez…

Causa mortuoria de Baltasar Pérez, vecino de Popayán, casado con María Guerrero, de quién tuvo cuatro hijos. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes del difunto, éstos no alcanzaron ni siquiera para pagar sus deudas.

Lorenza Quintero Francisco de Arboleda

Juicio de sucesión del Capitán Don Alonso Baca de…

Juicio de sucesión del Capitán Don Alonso Baca de Ortega, hijo legítimo del Capitán Don Alonso Baca de Ortega y de Doña Inés Téllez de Calatrava, vecinos de Cali, fue casado con Doña Jerónima de Bonilla Delgado y tuvieron por sus hijos legítimos a Don Agustín, Don Cristóbal y Don Fernando Baca de Ortega. Hechos los inventarios y avalúos de los bienes que el difunto dejó en esta ciudad y en las jurisdicciones de las de Caloto y Cali, los compró en pública almoneda su hijo y albacea Don Fernando, por lo que habían sido avaluados. Hicieron oposición al caudal del Capitán Don Alonso Baca de Ortega, su hijo Don Cristóbal; Don Gonzalo de Arboleda Salazar, por el principal de 300 patacones y los réditos vencidos de una capellanía a favor de Nuestra. Señora de Belén; Doña Tomasa de San Rafael, Priora del Convento de Carmelitas Descalzas por un principal de 500 patacones y sus réditos; Doña Francisca Javiera Baca de Ortega, como albacea de Doña Mariana de Bonilla por la suma de 1200 patacones; el Licenciado Cristóbal de Figueroa, presbítero Don Diego de Bonilla Delgado y otros por cortas cantidades. La sentencia de esta causa aparece en la de la mortuoria de Doña Jerónima de Bonilla Delgado (Signatura 10.090)

Cristóbal Baca de Ortega

Testamento de Doña Manuela de Alarcón hija legítima de…

Testamento de Doña Manuela de Alarcón hija legítima de Don Agustín de Alarcón, difunto, y de Doña Manuela de Morales Tello. La dicha Doña Manuela de Alarcón fue casada con el Capitán Don Francisco Javier de Mosquera Figueroa y durante su matrimonio tuvieron por sus hijos legítimos a Doña María Francisca, Don Lorenzo y Doña María Catalina. Siguen los inventarios de los bienes de la difunta a petición de su madre.

Manuela de Morales Tello

Habiéndose seguido la causa mortuoria de Francisca Javiera de…

Habiéndose seguido la causa mortuoria de Francisca Javiera de Bonilla, mujer legítima de Santiago Morales Fernández de Piedrahita, se le entregaron a éste 947 patacones 7 ½ reales pertenecientes a las legítimas de sus tres hijos: el Maestro Basilio, José y Manuela de Morales, mujer de Joaquín Jironza. Llegado el referido Maestro Basilio a la mayoría de edad pidió ante el Alcalde Ordinario que su padre le entregara su legítima materna: éste contestó que todos los bienes los había entregado a su yerno Joaquín Jironza en depósito, para que así estuvieran mejor cuidados y guardados. Jironza admitió haber recibido estos bienes, pero no en depósito como pretendía su suegro, sino como dote de su mujer. Después se presentó José, que se había avecindado en la Plata, a reclamar también su legítima materna. La causa está inconclusa.

José de Morales

Causa mortuoria del Capitán Don Bernardo Ortiz de Gaviria…

Causa mortuoria del Capitán Don Bernardo Ortiz de Gaviria, Alférez Real y Alcalde Ordinario de Barbacoas, seguida ante Don Pablo Fidalgo y Zeaorrote, Gobernador de la ciudad de Popayán y sus Provincias. El dicho Don Bernardo Ortiz de Gaviria, era natural de Barbacoas e hijo legítimo del Capitán Don Diego Ortiz de Gaviria y de Doña Leonor Jácome de Obando: fue casado con Doña Josefa Suárez de Bolaños, difunta, de quién no tuvo hijos. Cumplidas todas las cláusulas del testamento del difunto por sus albaceas, que lo fueron Don Manuel Ortiz de Gaviria, Teniente General y Don Tomás Díaz del Castillo, Alcalde Ordinario, el remanente de sus bienes se entregó a su hermano Don Salvador Ortiz de Gaviria, a quién había nombrado por su heredero universal.

Salvador Ortiz de Gaviria

Resultados 101 a 125 de 2191